Inicio > Actividades > Recital > Vermú poético con Begoña Abad
Imagen
Actividad
Recital

Vermú poético con Begoña Abad

Sábado, 28. Febrero 2015 - 13:00
Materia: 
POESÍA
Nº de comentarios: 0

Tenemos mucha suerte de contar con la amistad de la poeta logroñesa Begoña Abad. Quienes la hayáis leído o escuchado lo sabéis. Quienes no, lo descubriréis pronto. El sábado 28 de febrero, a las 13h, aprovecharemos la visita de Begoña para celebrar la poesía porque sí. Y porque es necesaria para no perder el norte del corazón en estos tiempos tan necesitados de palabras y mujeres valientes.

La poesía social y el amor entendido en su sentido genuino podrían considerarse los ejes de su escritura. Una escritura sencilla, que prescinde de lo artificioso y de lo accesorio. Hace ya casi dos un años presentamos aquí su libro El arte de volar, acto que podéis ver en este vídeo

Os dejamos también un par de poemas recientes:

...

El gran amor con el que me enseñaron a soñar desde niña, salvador de toda soledad y angustia terrenal, no existe.
Una verdad tan dramática y letal, sólo se asume una vez en la vida y a partir de esa nueva estación cada fragmento de amor que se derrama es un caleidoscópico asunto que tratar. Es un termómetro roto cuyo líquido se esparce y se divide en gotas inaprensibles. Y el gran amor se encuentra al fin en lugar tan sencillo como las propias manos trabajando afanosas en el cuidado de ese descubrimiento.

...

Suéltate el miedo y déjate crecer la vida.
Recuerda que en tu hambre mandas tú.
Recuerda que solo a ti te perteneces
y que el mundo es tu casa.
Que el dolor del otro, a ti te ha de doler
porque, si no es así,
tú también estás muerto.
Levántate tantas veces como te llame la vida,
tantas como te palpite el corazón de los invisibles.
Recuerda que los brazos sostienen, abrazan.
Cuando dudes cuál es tu revolución
pregunta a los que nadie escucha.
Cuando quieras saber a qué has venido al mundo
y a dónde quieres ir,
coge su mano y déjate llevar a su terreno.
Solo ahí te reconocerás,
soltarás tus miedos
y te dejarás crecer la vida.
Porque solo la vida puedes perder
y esta es la única certeza
que puede hacernos fuertes.

(De la antología En legítima defensa. Bartleby ediciones)