Inicio > EL DÍA DE LAS LIBRERÍAS

¿Tienen plan para este viernes 25, el último de noviembre? Acuda a una librería, en cualquier ciudad; las encontrarán abiertas hasta las 22.00 horas, y no de forma estática, no sólo con la presencia, ya de por sí llamativa, de sus novedades, sino con actividades tan diversas como conversaciones entre escritores, recitales de poesía o juegos infantiles para los más pequeños (toda la oferta en esta web). por ejemplo, en la Pantera Rossa daremos lectura a lo largo de todo el día del libro Crisis y revolución en Europa del Observatorio Metropolitano de Madrid y editado por Traficantes de Sueños. Tampoco es nada despreciable el descuento automático de un 5% en todos los libros ofrecidos a la venta.

El objetivo es llevar a cabo una jornada de puertas abiertas para dar a conocer las librerías, su gran diversidad, sus servicios, su aportación a la vida social y a la cultura y su dinamismo como colectivo. “Queremos mostrar nuestro oficio y que las librerías son el mejor sitio donde comprar un libro, porque conocemos el trabajo, podemos asesorar y vivimos los libros más allá de un objeto de venta, fomentamos la lectura y transmitimos nuestra pasión por ella”, indica Eva Cosculluela, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Librerías de Zaragoza.

Con este día, se busca la difusión del libro y recordar el papel que desempeñan los comercios de cercanía en el mantenimiento de un tejido económico, social y cultural en las ciudades. “Se trata de enseñar el valor añadido de las librerías respecto a otro punto de venta de libros”, explica el presidente de la Asociación de Librerías de Zaragoza, Juan Francisco Pons. “Porque aportamos calidad, información bibliográfica, atendemos a peticiones concretas y, sobre todo, contamos con una cualificación profesional y conocemos el oficio”, ha añadido Pons.

Según la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, impulsora de esta iciativa junto al Ministerio de Cultura, si algo está demostrando el gremio de las librerías es su capacidad de resistencia para hacer frente a la crisis con una receta de múltiples ingredientes: dinamismo, capacidad para enfrentarse a los cambios, creatividad y unión. El 7% de las pérdidas registradas en 2010 no es un dato valorado con pesimismo, teniendo en cuenta los tiempos que corren, por Fernando Valverde, al frente de CEGAL, pero, esta mañana, pese al tono festivo ante la inminente celebración del Día de las Librerías, se notaba un peso en el ambiente y en los corrillos: el parón del consumo interno, sobre todo de esos lectores no fieles que están empezando a dejar de comprar libros en las grandes superficies.

Para reforzar esos buenos deseos y pronósticos, autores, editores y libreros han hecho piña en defensa de las librerías. A la Biblioteca Nacional acudieron distintas generaciones de autores dispuestos a defender con uñas y dientes ese espacio fundamental de la cultura y la edución, desde el flamante último Premio Nacional de Narrativa, Marcos Giralt Torrente, hasta autores más veteranos como Luis Matero Díez, Manuel Longares o Eduardo Mendicutti, entre muchos otros.

«No pueden concebirse mayores ventanas de libertad que los libros ni cabe resguardarse mejor de la mediocridad que lo domina todo que con ellos», señalaba Antonio Gómez Rufo. «Entre todos debemos contribuir a dinamizar cada vez más el sector», manifestaba Juan Casamayor, el editor de Páginas de Espuma. Por último, una llamada a «llenar de librerías las islas desiertas en que habitamos», cerraba el acto de presentación de este día.