Inicio > 'Esto está pasando porque tú quieres...'
Cartel de 'Esto está pasando'

Te recomendamos visitar la exposición que acoge la sala Juana Francés de la Casa de la Mujer (C/ Don Juan de Aragón, 2) del 22 de Noviembre al 10 de Enero próximo: "Esto está pasando porque tú quieres...", basada en una colección de sentencias de origen cinematográfico que visibilizan la represión patriarcal. Durante esas mismas fechas La Pantera Rossa colabora con las artistas y autoras de la exposición, Raquel Muñoz y Montse Carreño, en la ruta urbana de estas sentencias que, a modo de preámbulo de la exposición, tiene lugar por comercios, calles y plazas de camino a la exposición.

Esto está pasando porque tú quieres... o está pasando porqué no estás dispuesto a intervenir, a arriesgar el pellejo, la salud o la honra o posiblemente todo ello a la vez, para evitarlo.

Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era ni lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron a por las mujeres y yo no...(etc.)

Un libro de artista como tramoya de una suerte de diálogo tramposo en formato video, una edición de posters y una luz de neón nos reciben en un white cube como preámbulo a una dispersión de intervenciones en el entorno urbano más inmediato, sentencias de extracción cinematográfica que, en su irrupción inesperada en un entorno de la más absoluta cotidianeidad, ostentan la virtud de visibilizar de forma abrupta el universo soterrado de la represión patriarcal.

Bares, comercios, calles y plazas, interpelan al incauto transeúnte parasitando su hábitat más inmediato con un corolario de violencias verbales harto reconocibles. Cinéfilos, el la maté porqué era mía os acecha en el mostrador de la carnicería o en el bar de la esquina.

Del cine al mundo real y vuelta; una colección extensa de líneas de diálogos del cine español de las tres últimas décadas nos llevan de paseo por el proceloso mundo del maltrato, la humillación, la agresión sexual y el asesinato.

Pasen y vean, señoras y señores, niños y niñas, el escalofriante espectáculo de la sublimación fílmica, de la catarsis por el séptimo arte, de la violencia más añeja, la más estructural, la más nuestra.

En un ejercicio de detournement de filiación situacionista, esta colección de frases de apropiación diversa se hallan perversamente recolocadas para dar pábulo a una discusión de temperatura ascendente entre una mujer y un hombre, un diálogo en frontón como epítome del comunication breakdown que precede al estallido. Desgraciadas, gesticulantes criaturas, bustos parlantes bailando al son de un aciago demiurgo, o de la sección de sucesos de un telediario. El libro de artista nos permite situar el alcance de esta impostura, vislumbrar el libreto de la ópera bufa.

No se vayan todavía, tres posters to take away nos invitan a llevarnos a casita el exabrupto para un ulterior consumo. Señoras, la publicidad es un arma de doble filo!

Entretanto una luz de neón nos indica que estamos en una exposición de arte contemporáneo, o bien en un lupanar de carretera donde se sirve mercancía esclavizada.

Esta exposición es culpa de los padres, que las visten como artistas. No se a dónde vamos a ir a parar...