IKE, RETALES DE LA RECONVERSIÓN