EL CONSUMO DE LA UTOPÍA ROMÁNTICA