...y lo que nos queda por pelear. Dos años contra la represión de la protesta