EL ESPACIO PÚBLICO COMO IDEOLOGÍA