EL VIDEOJUGADOR. A PROPÓSITO DE LA MÁQUINA RECREATIVA