LA BALA Y LA PALABRA