TEO, UN CAZADOR DE SUEÑOS