LA MUERTE DE LA TRAGEDIA