AFRICA LA POLÍTICA DE SUFRIR Y REÍR