QUÉ HACEMOS CON LA DEUDA