LA VIGENCIA DE EL MANIFIESTO COMUNISTA